Beneficios de la Danza Movimiento Terapia: Reintegrar, encarnar y enraizar

Danza Movimiento TerapiaEn mi trabajo como Danza/Movimiento Terapeuta, en mi vida cotidiana y mi experiencia como docente, surge la necesidad constante de reafirmar y clarificar mis prácticas y mis saberes, la pregunta, el por qué y cómo, que nutre, actualiza y mueve el quehacer; me conduce en esta ocasión a volver a inquirir sobre los beneficios de la Danza Movimiento Terapia. El presente artículo, en este sentido,  es resultado de mi propia búsqueda y la de quienes me han permitido guiar sus procesos, así como de la necesidad de definir cada vez el campo de acción de una disciplina como la Danza Movimiento Terapia.

La Danza Movimiento Terapia (DMT) es una disciplina psicoterapéutica, perteneciente a las terapias artístico creativas, reciente y en Chile poco conocida, se le suele confundir con métodos como la Biodanza o la Danzaterapia y se desconoce su carácter psicoterapéutico, sus fundamentos y su naturaleza. En este artículo voy a bosquejar tres líneas generales que dan lugar a los múltiples beneficios que trae consigo la DMT.

La danza ha tenido desde que existimos como comunidad y especie un valor terapéutico intrínseco. Danzábamos alrededor de fogatas y al son de tambores arcaicos, para expresar estados interiores, para curar enfermedades, para re-conectarse con la naturaleza y sus manifestaciones, para agradecer, pedir, celebrar, en fin, la danza era parte de la vida, una vida en movimiento y cambio constante.

Hoy danzamos y nos movemos interviniendo el espacio, en nuestro accionar cotidiano caminamos, subimos, bajamos, armamos coreografías, repetimos patrones de movimiento, saludamos, abrazamos, desde las marchas marciales, hasta los contoneos para poder bajar de un microbús, estamos en movimiento constante, sin embargo, muchas veces no somos conscientes de este movimiento, de su sentido o significado, de la manera en que nos acercamos a otros, de cómo nuestra postura nos devela, en suma, nos hemos vuelto mecánicos y torpes, sedentarios y poco conscientes de nuestro cuerpo y sus posibilidades.

Más aún estamos desconectados, no vinculamos nuestros sentimientos, emociones o percepciones con este accionar que nos caracteriza, tenemos una autoimagen fija y muchas veces desintegrada de nosotros, vivimos fragmentados y sumidos en espacios que no nos atrevemos a habitar; es más ni siquiera habitamos nuestro propio cuerpo y éste termina por convertirse en un instrumento desconocido y ajeno.

He aquí que surge la primera necesidad para avanzar hacia la salud psicofísica, y que la DMT contribuye a subsanar: La posibilidad de reintegrarnos.

Reintegrar: Dejando atrás la despersonalización y el sin sentidodanza Movimiento Terapia

Nuestra época se caracteriza, entre otros fenómenos, por la constante fragmentación de la realidad subjetiva, somos parte de una masa amorfa conducida por el consumo y el afán de productividad con sus múltiples expresiones, no queda lugar para el ser humano que movido por sus propios objetivos se desarrolle integralmente, en su lugar, estamos convertidos en seres automatizados que apuntan a metas básicas cortoplacistas y que desde la raíz son externas, obtener una carrera, tener un automóvil, estatus, empleo seguro y jubilación. La vida pasa frente a nuestros ojos y todo pareciera moverse hacia la muerte, entre esta y el nacimiento un estar sin ser y un hacer sin sentido.

En medio de este panorama general, el individuo pierde la posibilidad de darle significado a sus experiencias, de conectarse con sus emociones y sentimientos, sobre todo rehúye las crisis y busca el permanecer quieto, aislando los componentes de su vida, sin comprenderlos ni comprenderse, sin acercarse al otro, guardando una distancia y un silencio, a pesar de necesitar comunicar-se.

La Danza Movimiento Terapia, a través de la experiencia en movimiento, hace emerger el verdadero self, va más allá de este yo que está desintegrado, que se fragmenta y se separa para cumplir roles vacíos, hace que nos mostremos tal cual somos y desde ahí permite crear conciencia a partir de las experiencias corporales, desde donde surgen en el aquí y ahora, y preguntarse porqué se manifiestan de esa forma o porqué se repiten. De esta manera, la DMT nos permite reconocer y reconstruir la propia experiencia a través del movimiento creativo, y así poder generar el cambio, comprendiendo que somos capaces de participar y protagonizar nuestra propia vida creándola. Es así como  la DMT, como psicoterapia creativa, usa la danza y el movimiento para darle un sentido a nuestras vivencias, integrarlas y re-significarlas yendo más allá de los traumas, las pérdidas, el estrés, entre otros.

Este trabajo terapéutico nos permite salir de la fragmentación y la ruptura de nuestro self, encontrar nuevos apoyos, reconocer cuáles son los patrones de comportamiento que nos quitan bienestar y menguan la salud, a través de la emergencia del movimiento espontáneo y la comprensión de las metáforas y símbolos que transporta. Con la ayuda del terapeuta en movimiento, que nos espejea, acompaña y empatiza sin prejuicios; es posible reconocer la crisis y comprender que esta es necesaria para el crecimiento, experimentar la propia subjetividad, mientras el otro, el terapeuta, me acompaña, me encuentra, me contiene y entona o desentona con mis movimientos. La DMT permite así re-vincularse con la emocionalidad posibilitando su expresión más allá de las palabras y lo cognitivo, a partir de esta experiencia intersubjetiva, el cuerpo en acción se reconoce y recrea, comprende al hacer y cambia en el actuar.

Junto a lo anterior experimentamos otra necesidad, la de encarnar, volver a percibir la unión entre cuerpo y mente.

Encarnar: Volver a percibir la conexión mente-cuerpo

Como es sabido durante mucho tiempo se ha creído que somos una mente que maneja un cuerpo, que pensamos y luego existimos, se ha visto el cuerpo separado de la mente o subyugado a esta como un instrumento o un mero mecanismo.

Hoy sabemos, como ya lo sabían nuestros ancestros desde siempre, que no es necesario buscar la unión entre el cuerpo y la mente porque ambos funcionan como un todo, nunca han estado separados, son dos caras de un mismo fenómeno. La Terapia en Danza y Movimiento, tiene su base en esta última certeza, se erige sobre este principio y es así que propende a que seamos capaces de auto-observarnos y generar consciencia de que somos y tenemos un cuerpo, que debemos conocer y ampliar nuestros patrones de movimiento, para accionar y enfrentar de otras maneras nuestras vidas, desbloqueando o desanudando aspectos que no nos permitan fluir y respirar, reconectando así el ser con el hacer y permitiéndonos generar cambios psicológicos a partir de transformaciones físicas y viceversa.

En palabras de Diana Fischman “En un camino que pretende juntar lo separado, reintegrar la polaridad escindida, las danzaterapeutas intentan llenar de sentido los movimientos mecánicos del cuerpo concebido como máquina. Buscan reencontrarse con el cuerpo sensible, que conoce y recuerda. El cuerpo en movimiento. El cuerpo que danza su vida. La mente encarnada.” (Fischman, D.: 2005)

El reintegrarnos y volver a ser uno encontrando el sentido de nuestras experiencias, el encarnar y volver a reconocer la conexión intrínseca que hay ente nuestra mente cognitiva y nuestro cuerpo sensitivo y emocional, se completa cuando además somos capaces de enraizarnos, otro aporte beneficioso de la Danza Movimiento terapia.

Enraizar: Cómo vivir el “Grounding”  Grounding Danza Movimiento terapia

La imagen del árbol, la planta que lleva sus raíces hasta el centro de la tierra para nutrirse de ella, que toma fuerza y vitalidad para crecer en contra de la gravedad y moverse hacia el sol, es una de  las que da forma a la búsqueda humana de armonía y sintonía con uno mismo, su origen y su entorno.

Estar enraizado es dejar de ser arrastrado como una hoja seca por el viento, es tener voluntad, es decidir, es saber quién se es y cómo se crece, es tomar lo bueno, la savia de la vida y dejar ir a tierra aquello que no sirve.

La psicoterapia en Danza y Movimiento, posibilita, a través  de la exploración del cuerpo, su postura y su movimiento, conectarse con la tierra, percibir y activar los sentidos, re-conocer que podemos habitar el espacio e intervenirlo, accionar en él; “poner los pies en la tierra” y buscar el equilibrio o sobrellevar el desequilibrio.

La DMT posibilita conectarnos con nosotros mismos, centrarnos, buscar y percibir apoyos, caer y poder levantarse, así esta psicoterapia creativa nos da una guía para poder habitar un espacio seguro, y sentirnos resguardados al accionar, tener una base desde la cual despegar y un sustento.

Enraizar, es tener conexión conmigo, con el otro, con mi origen, y mi historia; es estar presente en el aquí y el ahora, habitar mi cuerpo.

 

He intentado de manera sucinta, bosquejar en líneas generales los beneficios que trae la DMT, como proceso psicoterapéutico que acompaña y sostiene, más allá de lo patológico, toda etapa de crisis y toda transformación o cambio. La Danza Movimiento Terapia posee un enfoque creativo que permite recomponer y reintegrar las polaridades y paradojas que son parte nuestra, hacernos autoconscientes, comprender la raíz de nuestras acciones y el porqué de nuestros patrones y cómo modificar desde el movimiento espontáneo aquello que merma nuestra salud y bienestar, reconectándonos con nuestras raíces, sintiéndonos cada vez más empoderados y seguros de nosotros mismos, sin dejarnos llevar por la corriente  de la vida rutinaria actual, ser cada vez más un todo orgánico, vivo y consciente. Es un camino largo y no lineal, pero nunca es tarde para empezarlo.

Si ha sido útil este artículo no dudes en difundirlo o comentarlo, la experiencia personal se nutre con el diálogo y sólo aprendemos con otros.

 

Referencias

Fischman, D. (2005). Danza Movimiento Terapia. “Encarnar, enraizar y empatizar: Construyendo los mundos en que vivimos”. Obtenido el 29 de mayo de 2012, en http://www.brecha.com.ar/danzamovimientoterapia.pdf

Anuncios

3 pensamientos en “Beneficios de la Danza Movimiento Terapia: Reintegrar, encarnar y enraizar

  1. Pingback: RE-SIGNIFICAR EL CUERPO: Cruces entre la Danza Movimiento Terapia y el Teatro Corporal de Étienne Decroux | Psicoterapia en danza y movimiento

  2. Me encantaría poder participar de esta danza.
    Hace tanto tiempo que busco algo que me atraiga para hacer por mi, que me ayude a hacer cada día de mi vida diferente, que hay más que solo trabajar, comer y dormir.
    Ojalá tenga acogida mi interés de conocerlos y aprender de su Danza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s