Danza Movimiento Terapia: Principios transversales

articulo dmtConstantemente varias personas me preguntan qué es la Danza Movimiento Terapia y qué la diferencia de sus parientes cercanos como la danzaterapia. Partiré diciendo que la Danza Movimiento Terapia (DMT) es una de las terapias creativas, así como la Musicoterapia o el Arte terapia; y como tal considera la creatividad como herramienta para generar cambios, crecimiento y transformación.

La DMT usa el movimiento y la danza como instrumentos que canalizan este poder creativo propio de todo ser humano, dentro de un marco psicoterapéutico que busca la integración y la salud psicofísica del individuo, pero a diferencia de otras modalidades se sustenta siempre en tres principios básicos.

1. La unidad de Cuerpo y Mente

Según este principio ancestral, somos y no sólo tenemos un cuerpo, éste vive y existe interconectado con aquello a lo que hemos llamado mente y que no se ubica en el cerebro, sino que da lugar a todo lo intangible que somos y que algunos llaman espíritu. Al estar interconectados cuerpo y mente, la Danza Movimiento Terapia postula que los cambios en el movimiento provocan cambios en el funcionamiento general del sujeto, así como el movimiento reflejará la personalidad y los estados emocionales internos de quien se mueve, de manera tal que la emocionalidad pueda expresarse corporalmente.

En suma, la separación de cuerpo y mente, esa destronada verdad cartesiana, ha dejado de tener sentido en función de los nuevos descubrimientos y enfoques que actualmente se tiene del ser humano y su naturaleza unitaria, de manera tal que la integración de estos dos aspectos antes dicotómicos, que ya nuestras culturas originarias veían como un todo, han hecho que al hablar de cuerpo estemos aludiendo a la totalidad del sujeto, a sus emociones, pensamientos y las relaciones que se dan entre estos y otros elementos, las cuales la DMT a través del movimiento busca entender y transformar.

2. El potencial terapéutico de un proceso creativo que se articula en base a la danza-movimiento

La danza y el movimiento corporal espontáneo, son expresiones creativas presentes desde tiempos inmemoriales; generaciones y generaciones de danzantes han forjado parte fundamental de la expresión creativa de los pueblos en los lugares más remotos y nos han legado un material que con el paso del tiempo se ha constituido en arte, llegando en la época contemporánea a manifestarse con todo su potencial, gracias a los aportes vanguardistas de bailarinas como Isadora Duncan o Mary Wigman y las nuevas concepciones de la danza alejadas de los modelos clásicos.

Sabemos que las artes son maneras en que el sujeto busca expresarse y así comprenderse, por medio de la creatividad que le permite dar forma a sus impulsos, anhelos, miedos, entre otros. De igual manera la danza como un arte es y ha sido una forma de relacionarse con la comunidad mediante el ritmo y la música y a su vez expresar estados emocionales internos, una búsqueda del sentido de sí mismo y del significado de estar con otros.

De este modo, la DMT, se constituye como una manera de acceder al mundo interior del individuo y a su vez a las relaciones que construye con los demás, a partir de su cuerpo, su postura, su respiración y sus tensiones y distensiones, para con ayuda de la danza, como forma artística, abrir una ventana para que emerja su creatividad a partir del movimiento del cuerpo en el espacio-tiempo, por medio de la improvisación (Chaiklin, 2008) que permite acceder al espacio simbólico de las imágenes y las narrativas creadoras de un sujeto que se mueve, gesticula y dibuja trayectorias, dando lugar a un material emocional-relacional que junto con el terapeuta interpretarán o conectarán con la realidad a través de la palabra o de otros medios, siempre que esto sea factible, generando así la posibilidad de autoconocimiento, y por ende, de transformación.

3. El marco esencial de la relación terapéutica

La Danza Movimiento Terapia, suscita descubrimiento y cambio, pero siempre enmarcados dentro de la relación entre terapeuta y paciente, dicho marco es un espacio simbólico extracotidiano en el que se establece esta relación que contiene y sustenta los procesos de transformación. En otras palabras, si no existe una relación terapéutica no es posible desarrollar los procesos de cambio, pues es en esa relación que el sujeto transforma la manera en la que se ha vinculado con los otros hasta entonces y cambia su propia forma de ver y enfrentar al mundo.

De esta manera, la DMT va a enfocarse en construir una relación terapéutica, en la que la comunicación y la comunión se establezcan por diversos canales, a saber, verbales, corporales, visuales e imaginativos, que permitan experimentar creativamente nuevas maneras de ser y estar con otros, donde la intersección y el encuentro intersubjetivo serán centrales. Lo anterior se hace muy importante a la hora de encarar trabajos terapéuticos con poblaciones diversas, que muchas veces no usan o no pueden utilizar el lenguaje verbal como expresión primordial, como es el caso de los niños y los adolescentes en el primer caso y el de los discapacitados intelectuales o psicóticos graves en el otro, así como también cuando las palabras no son suficientes para dar cuenta del mundo interno de un sujeto “normal”.

Los tres principios abordados sucintamente más arriba, son las bases sobre las que se sustenta la DMT, a ellos se agregan o engarzan herramientas y elementos propios que van configurando la naturaleza particular de esta psicoterapia creativa. Les invito a conocer mas acerca de estos elementos, a tomar el camino de regreso al cuerpo, re-conocerse y transformar-se desde la experiencia creativa-terapéutica que la Danza Movimiento ofrece. Si les ha sido útil esta información o la consideran relevante no duden en compartirla y contribuir de esta forma a difundir esta nueva modalidad terapeútica que como psicoterapeuta con tres años de formación recomiendo y trabajo desde Chile.

 

Nunca es tarde para emprender el camino de la auto-superación, está comprobado que sólo nos arrepentimos de aquello que no hemos hecho.

 

Referencias

 Chaiklin, S. (2008).  Hemos danzado desde que pusimos nuestros pies sobre la tierra. En H. Wengrower y S. Chaiklin (Comp.), La vida es Danza. El arte y la ciencia de la Danza Movimiento Terapia (pp. 27 – 37). Barcelona: Gedisa.

           

 

Anuncios

3 pensamientos en “Danza Movimiento Terapia: Principios transversales

  1. Pingback: Psicoterapia en danza y movimiento

  2. Pingback: Beneficios de la Danza Movimiento Terapia: Reintegrar, encarnar y enraizar | Psicoterapia en danza y movimiento

  3. Pingback: REINTEGRANDO LAS POLARIDADES: Seminario de introducción a la Danza Movimiento Terapia | Psicoterapia en danza y movimiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s